Archivo de la etiqueta: crear empresa

Sin-título-1

Palabras mágicas para cerrar tus ventas

Es un hecho que vivimos en una sociedad predominantemente visual. El cine, la televisión y el internet son ventanas constantes hacia un mundo que nos llama a mirar. Frases como “ver para creer”, “de la vista nace el amor” o “el que no enseña no vende” parecen confirmar esta idea. Sin embargo, la realidad no siempre es como dictan los clichés.

Somos lo que decimos y reaccionamos en función de lo que escuchamos y leemos. Como bien lo saben los políticos y los locutores, las palabras tienen el poder para seducir, inducir, persuadir, excitar y motivar. Por esta razón, se usan eslóganes para enfatizar una marca.

Existen palabras que te pueden ayudar a que tu producto se vea más atractivo para que logres cerrar una venta, y son estas:

Gratis: Aunque bien sabemos que no hay nada gratis en la vida, esta palabra nunca pierde fuerza. Muchos mercadólogos la consideran como la más poderosa para vender. El problema es que muchas veces lo que se anuncia como gratis no tiene nada de gratis, y esto genera molestia. Si vas a decir que algo es gratis, cúmplelo.

Fácil: Lo fácil es sencillo, sin complicaciones, sin desgaste, sin problemas. Todos buscamos hacernos la vida más fácil y con menos obstáculos.

Remate: Es más fuerte que “descuento” o “rebaja”, y es más dramática. 

Garantizado: Es como si subrayaras tu promesa; es un énfasis de seriedad y un sello de confianza. Lo que está garantizado “funciona porque funciona”.

De inmediato: Esta expresión es mejor que “al instante”, que se ha usado mucho últimamente. Y es que “al instante” suena como algo mágico, como si se tratara de sacar a un conejo de un sombrero de la nada. En cambio, la expresión “de inmediato” es más confiable y genera unvínculo con la acción que buscamos del consumidor. Cuando la persona hace una llamada o visita a un distribuidor o realiza una compra, “de inmediato” recibirá el beneficio.

Mejor: Todos queremos mejorar en algo. Buscamos un mejor ingreso, una mejor salud, una mejor casa, una mejor vida. Por ello que esta palabra goza de tanta efectividad. Llega al fondo de muchas de nuestras necesidades más profundas.

Nuevo: La esperanza por lo nuevo es una cualidad universal del ser humano. A través de los siglos y los continentes, siempre hemos creído que el mañana será mejor. Ansiamos un nuevo día, un nuevo año, un nuevo comienzo. Curiosamente, el amarillo es el color que más rápido captan nuestros ojos, quizá porque es el color del sol que a diario nos anuncia cosas nuevas.

Poderoso: El poder es algo que todos buscamos. Poder para influir en nuestro mundo, para dominar la naturaleza, para superar las amenazas del medio ambiente. Algo poderoso es como un amuleto que transmite su fuerza a nuestra persona, ya sean espadas, anillos, coronas o detergentes.

Tú: En la publicidad tienes que hablarle a alguien. Y como bien lo saben los locutores de radio cuando se dirigen a sus radioescuchas, no dicen “todos ustedes”, sino “tú, que nos escuchas desde tu auto”. Mientras más personalizada sea tu intención, más impacto generarás. 

Ahora ¡a ponerlas en práctica!

Lee el artículo original aquí 

wwb

Formas para financiar tu negocio

Uno de los principales problemas al iniciar un negocio es la falta de dinero suficiente para ponerlo en marcha y hacerlo funcionar durante los primeros meses de vida.

Sin embargo, a pesar de tratarse de un problema común, este no debería ser un obstáculo pues siempre existirán varias formas de obtener el dinero que necesitas.

Estos son algunos de los caminos que puedes tomar para financiar tu naciente negocio.

Capital propio

La forma más común de financiar la creación de un negocio es utilizar capital propio, es decir, hacer uso del dinero que puedas obtener, ya sea de tus ahorros o de cualquier otra fuente personal como, por ejemplo, del uso de tarjetas de créditos o de algunas de tus pertenencias.

Al iniciar un negocio siempre es recomendable utilizar capital propio (ya que no estamos obligados a pagar intereses ni a tener que devolver el dinero) al menos en la etapa de la creación, y ya más adelante cuando el negocio empiece a crecer, recién empezar a buscar fuentes externas de financiamiento.

Familiares

Si no cuentas con suficiente capital propio, la primera alternativa es pedir dinero prestado a tus familiares, quienes son conscientes de tu capacidad y responsabilidad y probablemente aceptarán a hacerte un préstamo.

La ventaja de este tipo de financiamiento es que por lo general no estás obligados a pagar intereses (aunque en cuanto el negocio empiece a generar utilidades, es tu decisión si quieres retribuir el favor a quienes te ayudaron), ni a devolver el dinero tan pronto y en una fecha límite; lo que te permitirá trabajar tranquilamente en la creación de tu negocio, sin sentir tanta presión por tener que devolver el dinero.

Amistades

Lo usual en este caso es que tanto el monto del préstamo así como el plazo para la devolución de éste sean menores que en el caso de nuestros familiares. Sin embargo otra desventaja importante de esta alternativa de financiamiento es que podrías deteriorar la amistad que tengas con tus amigos en caso de que no puedas devolver el dinero en el plazo acordado.

Bancos

A este tipo de financiamiento es un poco complicado de acceder, puesto que los bancos suelen otorgar créditos solo a negocios en marcha y con determinada experiencia en el mercado, y no quienes recién comienzan; pero obtener un crédito no es imposible si cuentas con buena reputación crediticia, buenas referencias comerciales y, sobre todo, una atractiva idea de negocio con un sólido plan de negocios que la respalde.

Otras entidades financieras

No necesariamente debes pedir un préstamo en el banco, existen otras entidades financieras que de preferencia estén orientadas a la pequeña y mediana empresa, las cuales son más accesibles que los bancos, pero así como en el caso de éstos, para poder acceder al préstamo nuestra idea de negocio debe ser atractiva y estar respaldada por un sólido plan de negocios.

Pero piénsalo muy bien, la desventaja de este tipo de financiamiento es que, a diferencia de los bancos tradicionales, en estas entidades financieras el monto prestado suele ser pequeño, y el costo del préstamo (tasa de interés) suele ser elevado.

Socios

Sería recomendable que buscaras un socio o socia con las mismas motivaciones y aspiraciones que tu, que invierta el mismo capital que tu, y que aporte, además del dinero, otros recursos que sean complementarios a los que posees como, por ejemplo, experiencia en algún aspecto del negocio, conocimiento del mercado, contactos comerciales, etc.

La desventaja de tener un socio es que más adelante puede haber desacuerdos, diferencias o disputas, sobre todo si se empieza a fallar en el cumplimiento de los objetivos, y más aún si nos toca un socio conflictivo.

Inversionistas

Buscar un inversionista implica buscar una persona que quiera financiar el total o una parte de la inversión del negocio, y que como consecuencia de ello reciba un porcentaje de las utilidades de acuerdo a lo aportado.

Con este tipo de financiamiento puedes tener una gran desventaja ya que podrías tener que lidiar con el hecho de tener que pagar siempre una parte de las utilidades del negocio a alguien que invirtió inicialmente, y que luego no hizo nada más por crear o hacer crecer el negocio.

 

Concursos

Finalmente, otra forma de financiar la creación de un negocio consiste en participar en concursos sobre proyectos, planes o ideas de negocios, los cuales suelen ser organizados por organismos gubernamentales, universidades u otras entidades, y en donde se suele premiar al mejor proyecto, plan o idea con el financiamiento total o parcial del negocio.

Así que si tienes una idea de negocio atractiva e innovadora, que esté respaldada por un sólido plan de negocios, no dejes pasar la oportunidad de investigar sobre la existencia de este tipo de concursos en tu localidad, pues podrían ser una buena alternativa de financiamiento.

Si quieres saber más, puedes leer el artículo original en CreceNegocio

10-pasos-crear-empresa-colombia

10 pasos para crear una Empresa en Colombia

Constituir una empresa en este país es un proceso cada vez más sencillo y económico. Colombia ha dado pasos de gigante en la simplificación de trámites, por lo menos en lo que a creación de empresas se refiere. Este artículo le permitirá conocer cuáles son los procedimientos y avances en este tema.

Constituir una empresa en este país es un proceso cada vez más sencillo y económico. Colombia ha dado pasos de gigante en la simplificación de trámites, por lo menos en lo que a creación de empresas se refiere. Este artículo le permitirá conocer cuáles son los procedimientos y avances en este tema.

La constitución de compañías es a la formalización de la economía, lo que el registro civil de los niños al Estado de Derecho. Un país donde se torna complejo legalizar un negocio, hace imposible la captación de impuestos y el cumplimiento de las normas básicas del ordenamiento jurídico.

Las Cámaras de Comercio, publicaciones especializadas como ésta, y blogs jurídicos han acabado con los tramitadores en este negocio, de forma que es perfectamente posible crear su propia empresa directamente, sin intermediarios y  sin abogados (que finalmente han tirado piedras sobre su propio tejado). Todo cuanto es necesario saber se consigue de manera libre en la red o de forma presencial en las Cámaras de Comercio.

Las entidades implicadas son la DIAN, las Cámara de comercio y una entidad bancaria. Un porcentaje superior al 90% de las empresas que se constituyen en el país son S.A.S (Sociedades por Acciones Simplificadas) por lo que vamos a usar este tipo social para describir el proceso de formación

Estos son los pasos que debe seguir:

Paso 1.

Consulte que sea posible registrar el nombre su compañía, es decir, que  está disponible por no ser el de ninguna otra.

Paso 2.

Prepare, redacte y suscriba los estatutos de la compañía. Éstos son el contrato que regulará la relación entre los socios; y  entre ellos y la sociedad.

Paso 3.

PRE-RUT.  En la Cámara de Comercio, puede tramitar  el  PRE-RUT antes de proceder al registro. Es necesario presentar estatutos, formularios diligenciados, la cédula del representante legal y la de su suplente.

Paso 4.

Inscripción en el Registro. En la Cámara de Comercio llevarán a cabo un estudio de legalidad de los estatutos; debe tener en cuenta que es necesario cancelar el impuesto de registro, el cual tiene un valor del 0.7% del monto del capital asignado.

Paso 5.

Es obligatorio que con la empresa registrada y el PRE-RUT, se proceda a abrir una cuenta bancaria. Sin la certificación de apertura de la cuenta, la DIAN no procederá a registrar el RUT como definitivo.

Paso 6.

Con el certificado bancario se debe tramitar en la DIAN el RUT definitivo.

Paso 7.

Llevar el RUT definitivo aportado por la DIAN a la Cámara de Comercio para que en el Certificado de existencia y representación legal de la compañía, ya no figure como provisional.

Paso 8.

En la DIAN, se debe solicitar una resolución de facturación, en principio manual. Sin facturas es posible contratar, pero no se pueden cobrar los servicios.

Paso 9.

Toda compañía debe solicitar la Inscripción de Libros en la Cámara de Comercio; éstos serán el Libro de actas y el Libro de accionistas. La falta de registro de los libros acarrea la pérdida de los beneficios tributarios.

Paso 10.

Se debe registrar a la empresa en el sistema de Seguridad Social, para poder contratar empleados.

Este artículo parece más complejo de lo que en realidad es, se trata de procedimientos que están constantemente acompañados por funcionarios tanto de la DIAN como de la Cámara de Comercio, lo cual facilita la realización de los trámites.

La creación de empresas en el país no presenta grandes desafíos. Sin embrago, la gestión de las mismas, por la gran cantidad de obligaciones formales relacionadas con información e impuestos, crea una barrera que no hemos podido superar para lograr que los autónomos o emprendedores estructuren sus operaciones, grandes o pequeñas, desde sociedades comerciales, manténgase informado y evite sanciones.

Tomado de:

mprende.co