12
MAR
2013

Un grito a favor de la mujer

Foto: eltiempo.com

El drama de Rosa Elvira Cely debe llevarnos a reflexionar sobre una realidad que estamos llamados a transformar: el maltrato femenino.

Tomado de ElTiempo.com
Marzo 10, 2013

“Auxilio, me estoy muriendo.” Esas fueron las palabras que exclamó el 23 de mayo del 2012, a las 5 y 10 de la mañana, Rosa Elvira Cely a través de un teléfono celular. Madre de una niña de 12 años, estudiante y vendedora de golosinas, Rosa Elvira es el símbolo de una tragedia que, aunque suene a lugar común, no debe repetirse.

Hace 48 horas celebramos el Día Internacional de la Mujer y en esta ocasión no podemos dejar de recordar el drama de esta colombiana, cuya triste suerte debe llevarnos a reflexionar sobre una realidad que estamos llamados a transformar: el maltrato contra las mujeres. No en vano el lema escogido por la Organización de las Naciones Unidas para conmemorar esta fecha fue ‘Una promesa es una promesa: Es hora de acabar la violencia contra la mujer’.

En América Latina, de acuerdo con un informe publicado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), al menos una de cada cuatro ha sido víctima de la violencia en 7 de los 12 países analizados.

El estudio señala también que entre el 17 y el 53 por ciento de las entrevistadas asegura haber sido objeto de agresiones físicas y sexuales de su pareja, mientras que entre el 10 y el 27 por ciento han sido atacadas por personas diferentes, pero, en cualquier caso, conocidas, como Javier Velasco, el victimario confeso de Rosa Elvira.

Si promediamos estas cifras y tenemos en cuenta los datos de la Cepal, según los cuales la población femenina en América Latina alcanza los 302 millones, estaríamos hablando de que más de 80 millones (alrededor del 26,7 por ciento) han sido víctimas de maltrato físico. De acuerdo con la caracterización de la OPS, estos atropellos han derivado en heridas físicas, que pasan por abortos involuntarios y quemaduras.

Tal realidad es estremecedora y nos emplaza a observar en cada mujer a nuestra madre, a nuestra hija, a nuestra esposa y a nuestra hermana y a avanzar en la consolidación de un frente común para proteger a la población femenina y rechazar de plano la violencia de género.

Como parte de los esfuerzos de las Naciones Unidas para transformar esta realidad, el Secretario General ha abanderado la campaña ‘Únete’, por la cual convoca a los gobiernos, a las organizaciones de la sociedad civil, a los medios de comunicación y al sector privado a prevenir, denunciar y combatir lo que la propia ONU califica como una pandemia.

En nuestro país, debemos reconocer el esfuerzo que realiza actualmente la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer en el proceso de construcción de la política de equidad de género. No obstante, cabe preguntarse si el enfoque diferencial ha sido adecuadamente incorporado en todas y cada una de las agencias del Estado, y si hace parte de la cultura organizacional de nuestras instituciones.

La lucha contra la violencia de género pasa por otros ámbitos que no podemos ignorar y que tienen que ver con la atención prioritaria que se debe dar a las niñas en el sistema educativo en materia de salud sexual y reproductiva para prevenir el drama del embarazo adolescente, que no solo marcará de por vida a las pequeñas madres, sino a las criaturas que han procreado Nuestra sociedad debe volcarse a proteger a las niñas y mujeres. Debe asegurar su bienestar, su salud y una sólida educación para cumplir con el propósito de garantizar que la igualdad de oportunidades deje de ser una proclama y se convierta en una realidad.

No olvidemos que de estas mujeres dependerá, a su turno, la educación y orientación que reciban los hijos de Colombia.

Óscar Naranjo

Compartir en redes sociales...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Misión del blog

Este espacio fue construido para compartir información y artículos especiales sobre Educación Financiera, buenas prácticas en liderazgo, administración de mi negocio y actitudes para ser un emprendedor exitoso.

Somos la Fundación WWB Colombia y trabajamos en proyectos que contribuyen al reconocimiento y proyección de las mujeres emprendedoras y microempresarias de Colombia, especialmente las de bajos ingresos, a través de la capacitación, el liderazgo y el empoderamiento, con el fin de mejorar su calidad de vida y la de sus familias.

Compartir en redes sociales...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone