blog
28
FEB
2017

¿Es posible emprender y al mismo tiempo conservar una sana relación familiar?

Comúnmente se piensa que cuando alguien inicia un proyecto de emprendimiento tendrá más tiempo para dedicar a su familia y a sí mismo. Es decir, ser independiente signifca dejar a un lado los horarios de oficina, no volver a tener un jefe y, de esta manera, ser libre.

Pero no hay nada más alejado de la realidad que esto. Expertos como Alexandra Gamarra, fundadora y gerente de Usetime.co o Javier Cardona, de 1doc3.com, aseguran que mantener un equilibrio entre la vida familiar y la vida de emprendedor, es un proceso complejo que requiere de estrategia, diálogo y disciplina.

Por su parte, Javier afirma que es igual de importante ‘vender’ tu proyecto a tu familia como a tus clientes o equipo de trabajo. Así lograrás que también compartan tu misma misión y comprendan la importancia que tiene para ti.

Precisamente, por esta razón se considera vital convencer primero a tus seres queridos antes que a un inversionista o cliente potencial. Cuando lo logres, el reto será conservar sana esa relación familiar, así que toma nota de los siguientes consejos:

1| Ten disciplina

Es fundamental tener una estrategia que te permita separar un tiempo especial para tu familia. Establece límites que equilibren el tiempo entre tu trabajo y tus seres queridos. Por ejemplo, es clave que los fines de semana, o al menos el domingo, sea para descansar y compartir con ellos.

2| Aprende a delegar

Es claro que iniciando tu proyecto de emprendimiento esta tarea no es fácil, pero cuando tu negocio empiece a crecer, es muy importante que delegues trabajo para que puedas liberar tu tiempo y no saturarte de tareas laborales. Una buena opción es capacitar a tus empleados.

3| Evita el cansancio en exceso

El tiempo para ti mismo es fundamental. Se recomienda que elijas entre una y dos horas diarias para relajarte realizando esas actividades que te encantan.

4| Ten clara tu economía familiar

Este suele ser un tema complejo cuando se habla de emprendimiento y familia. Ten en cuenta todas las necesidades básicas de tu economía, ya que cuando inicias un negocio las ganancias no se verán de forma inmediata y tomará cierto tiempo recuperar tu inversión. Es clave que tengas muy claro cómo se sostendrá tu familia durante ese periodo.

Finalmente, para hacer crecer un negocio no es suficiente con perseverar. Debes ser organizada y disciplinada para construir un plan y hacerlo realidad. A esto súmale que debes aprender a manejar tu tiempo con eficiencia para que tengas un buen balance entre tu emprendimiento y tu vida personal.

Compartir en redes sociales...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Misión del blog

Este espacio fue construido para compartir información y artículos especiales sobre Educación Financiera, buenas prácticas en liderazgo, administración de mi negocio y actitudes para ser un emprendedor exitoso.

Somos la Fundación WWB Colombia y trabajamos en proyectos que contribuyen al reconocimiento y proyección de las mujeres emprendedoras y microempresarias de Colombia, especialmente las de bajos ingresos, a través de la capacitación, el liderazgo y el empoderamiento, con el fin de mejorar su calidad de vida y la de sus familias.

Compartir en redes sociales...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone