1
NOV
2012

El viaje filosófico de Martha Nussbaum

La estadounidense defiende idea de que el desarrollo debe traducirse en bienestar para la gente.

Martha Craven Nussbaum nació en 1947, en Nueva York. Estudió literatura clásica y filosofía, y actualmente es profesora en la Universidad de Chicago. Sus primeros libros tratan temas de la filosofía antigua, particularmente de Platón y Aristóteles.

Más tarde, este conocimiento lo utilizó para desarrollar una teoría del bienestar y el desarrollo humanos.  En los años 80, por ejemplo, trabajó con el economista Amartya Sen (que recibió el premio Nobel en 1998) y, en parte como resultado de esta colaboración, desarrolló una teoría del florecimiento humano basada en las ideas de Aristóteles.

En pocas palabras, la idea de Nussbaum es que, por debajo de las enormes diferencias de costumbres y prácticas de las distintas sociedades humanas, se esconde un mismo núcleo de necesidades y deseos fundamentales que deben ser satisfechos para lograr el bienestar y el desarrollo.

Siguiendo las ideas de Amartya Sen, elaboró lo que se conoce como el enfoque de las capacidades con respecto al desarrollo. La idea básica es que el desarrollo debería concebirse en términos de las capacidades que pueden desplegar las personas, antes que en indicadores económicos clásicos, como el ingreso. Sen suele plantear este punto de vista diciendo que el principal objetivo del desarrollo debería ser la ampliación de las libertades reales de las personas.

Nussbaum propone una lista de diez capacidades básicas que todo ser humano debería poder desarrollar, para llevar una vida valiosa (que incluye las posibilidades de vivir una vida de duración normal, de participar activamente en política, de asociarse libremente con otros y gozar de su compañía, entre otras).

Según esta propuesta, una primera meta de cualquier programa de desarrollo debería ser que todas las personas alcanzaran un nivel mínimo en cada una de esas capacidades. Otro de sus planteamientos filosóficos es la idea de que la literatura constituye, en muchos casos, un mejor acercamiento que el de los tratados filosóficos a problemas morales fundamentales.

En el libro ‘Justicia poética’, sugiere que jueces y abogados deberían familiarizarse con las grandes obras de la literatura, ya que eso les permitiría desarrollar la imaginación y los sentimientos de simpatía, necesarios para un ejercicio adecuado del derecho. Plantea esto en oposición a la tendencia de las facultades norteamericanas de derecho de poner el mayor énfasis en el estudio de la ley y la economía.

Argumenta que la lectura de las grandes novelas, por ejemplo, ayuda a desarrollar la imaginación necesaria para ponerse en los zapatos ajenos y entender las complejidades de los conflictos humanos.

Con respecto a las ideas feministas, Nussbaum ha desplegado una actitud crítica, sin negar la justicia esencial de sus reclamos. La principal objeción de Nussbaum al feminismo es que, según ella, el sexo no introduce diferencias moral o políticamente significativas.

Las diferencias actuales entre los sexos se deben a construcciones artificiales que no tienen ningún fundamento real. Entonces propone que el enfoque de las capacidades ofrece la solución a los reclamos feministas. En lugar de plantear estos reclamos en términos de las diferencias de género, se pueden plantear en términos de las capacidades necesarias para llevar una buena vida, que son comunes a mujeres y hombres.

En resumen, sostiene que hay una similitud fundamental entre las injusticias de género y las injusticias sociales más generales que mantienen a grandes grupos de personas por debajo del nivel mínimo aceptable en el desarrollo de sus capacidades.

Martha Nussbaum también ha articulado sus ideas éticas y políticas en un enfoque general sobre los problemas de la educación en el mundo actual.  En un popular libro llamado ‘Sin fines de lucro’, argumentó que una de las amenazas a las democracias contemporáneas proviene de un deterioro progresivo en la educación en todos los niveles. Se refiere con esto a la pérdida de importancia y gradual desaparición de la formación en humanidades en varias partes del mundo.

Inspirada en las ideas del poeta bengalí Rabindranath Tagore (premio Nobel en 1913), afirma que en la actualidad muchas reformas de los sistemas educativos en el mundo están inspiradas por un énfasis unilateral y erróneo en la productividad y la rentabilidad.

En consecuencia, se privilegia la formación en ingenierías, economía y ciencias aplicadas, en detrimento de las humanidades y lo que podría llamarse el ejercicio de la curiosidad ociosa.  En el libro dice: “La experiencia educativa realizada por Tagore se basaba en la atribución de poder social a sus alumnos mediante la práctica del método socrático, la exposición a diferentes culturas y, sobre todo, la inclusión de la música, las bellas artes, el teatro y la danza en todas las secciones del programa curricular”.

El abandono de esta tradición educativa constituye una amenaza para la democracia, según ella, porque sin ciudadanos críticos, imaginativos y sensibles, una democracia desemboca fácilmente en el unanimismo, el sectarismo y, finalmente, el autoritarismo.

Las principales características del pensamiento de Nussbaum son su enorme erudición, su claridad, su agudeza crítica y su capacidad para enfocar problemas políticos y morales inmediatos. Todo lo cual la ha convertido en una de las filósofas más importantes en la historia del pensamiento occidental.

PABLO R. ARANGO
Especial para EL TIEMPO

Nussbaum y otros premios

Oviedo (España).Efe. La filósofa estadounidense Martha C. Nussbaum, premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2012, aseguró ayer al recibirlo “el florecimiento humano requiere el florecimiento de las humanidades”.

El jueves, ante alumnos de la Universidad de Oviedo, sostuvo que “la justicia social es el gran reto de la filosofía política del siglo XXI”. Otros galardonados fueron los futbolistas Iker Casillas y Xavi Fernández; el arquitecto Rafael Moneo; el patólogo estadounidense Richard Lerner y el biólogo británico Greg Winter; el diseñador de videojuegos Shigeru Miyamoto y el escritor Philip Roth (ausente). El premio consiste en 50.000 euros (US$ 64.000) y una estatuilla de Joan Miró.

Acerca de Pablo Arango  

Profesor de filosofía de la U. de Caldas. Filósofo y magíster en filosofía de la misma. Cola- borador de ‘El malpensante’. Ha publicado en ‘Soho’ y ‘Universo Centro’. ‘De la belleza y otros caprichos de conservador’ es su libro más reciente. Mención de honor en el Simón Bolívar 2010 por su artículo ‘La farsa de las publicaciones universitarias’.

Compartir en redes sociales...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Misión del blog

Este espacio fue construido para compartir información y artículos especiales sobre Educación Financiera, buenas prácticas en liderazgo, administración de mi negocio y actitudes para ser un emprendedor exitoso.

Somos la Fundación WWB Colombia y trabajamos en proyectos que contribuyen al reconocimiento y proyección de las mujeres emprendedoras y microempresarias de Colombia, especialmente las de bajos ingresos, a través de la capacitación, el liderazgo y el empoderamiento, con el fin de mejorar su calidad de vida y la de sus familias.

Compartir en redes sociales...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone